Denuncian que también hubo un “Vacunatorio VIP” en El Calafate para “amigos del poder K”

Hospital SAMIC de El Calafate – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

Según publica Clarín La diputada Graciela Ocaña reclamó al Gobierno que identifique a las diez personas que en enero recibieron la Sputnik V en el hospital de ese centro turístico. La directora del hospital investigado fue ascendida.

Por: Daniel Santoro

Crecen las dudas sobre el misterioso envío de, por lo menos, diez vacunas Sputnik V al hospital de El Calafate el 23 de enero desde el hospital Posadas de Haedo. Hasta ahora, no se precisó quiénes fueron inmunizados en ese primer momento de la campaña de vacunación.

La diputada Graciela Ocaña entregó documentos a la jueza María Eugenia Capuchetti que acreditan el envío en la cabina de pilotos de un vuelo de Aerolíneas Argentinas y pidió que identifique a quiénes se vacunaron. Ocaña sospecha que, en realidad, fueron para “amigos del poder” kirchnerista y por eso, hasta ahora, se ocultan sus nombres.

“Sospecho que montaron un vacunatorio VIP en El Calafate, así como en lo hicieron en el Posadas, o en el ministerio de Salud en el hospital del Cruce (Florencio Varela), dijo Ocaña a Clarín.

La investigación sobre la ruta de estas vacunas tuvo varias peripecias. Primero, la gobernación de Santa Cruz de Alicia Kirchner aclaró que no las recibió y que eran para el hospital SAMIC de El Calafate, que depende del ministerio de Salud de la Nación.

Entonces, Ocaña preguntó con un pedido de acceso a la información pública a Salud y el director nacional de enfermedades Transmisibles, Arturo Ferraud, contestó que “de los registros de este Ministerio no surge que se hayan efectuado envíos de vacunas contra el COVID-19 al Hospital SAMIC de El Calafate”.

Es una verdad a medias, las vacunas fueron desde el Posadas –que también depende de ese ministerio- al hospital de El Calafate.

En respuesta a un pedido de informes de Ocaña, la ministra de Salud Carla Vizzotti, dijo que “tal como surge del archivo embebido, el día viernes 22 de enero por la tarde el Hospital SAMIC de El Calafate solicitó por vía telefónica el envío de un suministro complementario para la campaña de vacunación”.

Según las autoridades del hospital de El Calafate, “se encontraba con trabajadores de salud itinerantes, incorporaciones, proyección de colocación de vacunas a adultos mayores y personal estratégico, razón por la cual solicitó el refuerzo”, agregó Vizzotti.

Ocaña dijo que jamás le enviaron el contenido ese famoso “archivo embebido” y dijo que le parece sospechoso que hayan pedido “muy pocas dosis” para inmunizar personal médico y estratégico.

En ese momento, solo se vacunaba a “personal médico o estratégico” porque eran las primeras partidas de las vacunas rusas que llegaban al país.

Denuncian que también hubo un “Vacunatorio VIP” en El Calafate para “amigos del poder K”
Denuncian que también hubo un “Vacunatorio VIP” en El Calafate para “amigos del poder K”

En mayo, la cantidad de muertos por el coronavirus llegó a más de 70 mil personas Argentina y aún no llegaron la cantidad de vacunas suficientes.

Vizzotti, agregó en su respuesta a Diputados, que esas vacunas fueron “en calidad de envío complementario de dosis, aclarando que es habitual el intercambio de insumos entre hospitales dependientes de la órbita nacional, máxime en un contexto de emergencia como el que actual”.

Por ejemplo, afirmó Vizzotti, “desde el Hospital de Pediatría S.A.M.I.C. “Prof. Dr. Juan P. Garrahan” se colaboraba con la lectura de tomografías y resonancias magnéticas realizadas en el Hospital de Alta Complejidad El Calafate, SAMIC debido a que no se contaba con personal para analizar las imágenes producidas”.

Sin embargo, Ocaña analizó en una base de datos los intercambios entre hospitales del estado nacional de esos meses y no figuran vacunas, pero sí otro tipo de insumos o servicios.

En cuanto al nombre de los vacunados, la actual ministra de Salud dijo que debía “remitirse a la respuesta realizada en el Oficio Judicial que tramita en la causa N°714/21 caratulada “N.N. s/abuso de autoridad y violación a los deberes de funcionario público” del registro del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°5, a cargo de la Dra. María Eugenia Capuchetti, Secretaría N°9”.

Esta causa, abierta por una denuncia Ocaña en base a una investigación de TN, la investiga el fiscal Eduardo Taiano. Allí se concentran más de 15 denuncias por vacunaciones sin respetar los protocolos o las listas de espera. El

Ginés Gonzalez García renunció el 22 de febrero al ministerio de Salud luego de que Clarín revelara la existencia de un Vacunatorio VIP en su cartera y en el hospital Posadas.

En esas sedes se vacunaron, por ejemplo, el diputado y el senador del Frente de Todos Eduardo Valdés y Jorge Taiana, respectivamente, el periodista K y el presidente con uso de licencia del CELS, Horacio Verbitsky.

El Procurador General del Tesoro, Carlos Zannini, y su esposa fueron otros de los vacunados en forma privilegiada.

Tras la renuncia de Ginés, asumió Vizzoti la titularidad de la cartera.

A Ocaña también le llamó la atención el ascenso de la directora del hospital de El Calafate y militante K, Verónica De Cristófaro, en momentos en que llegaron las misteriosa vacunas.

Desde el 1° de abril De Cristófaro, que era presidenta del Consejo de Administración del Hospital SAMIC de El Calafate, fue designada formalmente al frente de la Secretaría de Equidad del Ministerio de Salud de la Nación.

Ocaña recordó que el gobierno de Alicia Kirchner dijo que no tiene “nada que ver con ese envío” y que “alguien del hospital de El Calafate” recibió las diez dosis, transportadas en un refrigerador portátil en la cabina de los pilotos, pero aún no está identificado.

Las autoridades del hospital de El Calafate informaron que les aplicaron las 10 vacunas a personal de salud, entonces, Ocaña solicitó que “identifiquen quiénes las aplicaron, dónde y quiénes las recibieron”.

“Exigimos saber a quienes vacunaron porque los argentinos tenemos derecho a saber qué hicieron con un bien tan escaso y necesarios como las vacunas”, agregó la ex ministra de Salud.

Ocaña hizo la primera denuncia sobre este caso y luego hizo varias ampliaciones. El titular de la procuraduría de investigaciones administrativas (PIA), Sergio Rodríguez, pidió a Salud que amplíe el sumario sobre este caso, tal como informó este diario. En su pedido, preguntó “que por qué no se utilizó el stock crítico remanente y si la distribución de dosis entre hospitales resulta legítima y no una vulneración de los criterios utilizados para su distribución original”.

En su denuncia original, Ocaña contó que las vacunas salieron el viernes 23 de enero, a las 08.40, en un vuelo comercial de Aerolíneas Argentinas que partió desde el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Ezeiza con destino al Aeropuerto Internacional de El Calafate.

La salida del vuelo se retrasó por una llamada de urgencia desde el Gobierno. Según Ocaña, Gustavo Javier Bahut, jefe de monitoreo del Hospital Nacional Prof. Alejandro Posadas, entonces, entregó la refrigeradora con las vacunas a los pilotos. En principio, se creyó que eran 60 y no 10 dosis.

La indicación que se habría efectuado, dijo Ocaña, “para no levantar sospechas, era que la conservadora donde se guardaron las dosis de la vacuna debía pasar por el escáner destinado al control de la tripulación” y no de pasajeros.

Fuentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria confirmaron a Clarín que “se cumplió con el control de rutina, se escanearon las dosis”. Por otra parte desde la PSA aclararon que es fuerza “no demora los vuelos porque no es autoridad competente para ello”.

En un comunicado, el Ministerio de Salud de la Nación confirmó el envío a través de Aerolíneas de “10 (diez) dosis compuestas de 2 (dos) viales multidosis, de cinco dosis cada uno, de vacunas Sputnik V, componente 1, número de lote 486081120R”.

La denuncia que ahora se encuentran bajo investigación, sostiene que agentes de la PSA “habrían introducido por el escáner las vacunas y la conservadora se la habrían dado en mano al comandante de la aeronave de apellido Dono para su transporte”.

Santa Cruz tuvo otras denuncias por vacunaciones de privilegio. En las ciudades de Piedrabuena y Gregores, por ejemplo, se vacunó fuera de protocolo a diputados, intendentes y concejales. Ahora la Justicia deberá confirmar quienes se vacunaron con estas dosis. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí