La AFIP retiró su querella contra funcionarios de carrera acusados de favorecer a Cristóbal López

0
69
La moratoria impositiva tendrá diferentes beneficios según el mes de inscripción

Según publica La Nación El organismo que dirige Mercedes Marcó del Pont seguirá adelante contra los empresarios dueños de Oil Combustibles y contra Ricardo Echegaray.

Por: Hugo Alconada Mon

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) comunicó a la Justicia que desistirá de su querella contra los funcionarios de carrera del organismo que estuvieron a cargo de controlar las operaciones de Oil Combustibles, la petrolera de Cristóbal López y Fabián de Sousa.

A través de un escrito que presentó el lunes ante el juez federal Sebastián Casanello, la AFIP le informó que nuevos datos y testimonios vertidos en el juicio oral que afrontan los empresarios patagónicos y el extitular del organismo, Ricardo Echegaray, la llevaron a concluir que no había méritos para acusarlos.

El organismo que preside Mercedes Marcó del Pont aclaró, sin embargo, que su postura con respecto a los funcionarios “de línea” no incide, ni afecta, su posición frente a López, De Sousa y Echegaray, contra quienes ratificó su posición como querellante.

Con la firma de dos de sus abogados, Fabricio Lanzillota y Silvina Torres –quien a su vez es quien impulsa la querella en el juicio oral-, la AFIP estimó que deben observarse “las diferentes circunstancias que vienen acaeciendo en el proceso de manera integral, dado que los nuevos elementos indicados, poseen una incidencia directa sobre la evaluación del accionar de los funcionarios” de carrera.

“Sin perjuicio de ello –remarcó el organismo-, cabe observar que lo aquí expuesto no impacta en la posición asumida por la AFIP en esta causa penal, en relación a los hechos que han sido calificados como administración fraudulenta y que se encuentran sometidos a debate oral”, con López, De Sousa y Echegaray en el banquillo de los acusados.

Tras recibir el escrito de la AFIP, el juez Ercolini corrió vista al fiscal federal Gerardo Pollicita, quien deberá ahora evaluar los pasos a seguir. Puede mantener su posición y avanzar contra los funcionarios, apoyado en los procesamientos de primera instancia ratificados por la Cámara Federal de Apelaciones. O puede desistir de la acusación.

El desestimiento de la AFIP abarca al ex titular de la Dirección General Impositiva (DGI), Rubén Angel Toninelli, más la subdirectora general de Operaciones Impositivas Metropolitanas, Karina Venier, el entonces director de la Regional Palermo, Eduardo Nappa, y el jefe de la Agencia 11, Gustavo Esperón.

Si Pollicita desiste de la acusación en contra de estos cuatro funcionarios, tanto la fiscalía ante el Tribunal Oral que juzga a López, De Sousa y Echegaray, como la AFIP y las defensas de los acusados podrían pedir que sean citados como testigos, bajo juramento de decir verdad, ya que no se encontrarían acusados y, por tanto, no podían declarar en contra de sí mismos.

Reacciones mixtas

La decisión de la AFIP cosechó comentarios mixtos entre los anteriores responsables del organismo. Por un lado, consideraron “positivo” que la AFIP desistiera de acusar a los funcionarios de “línea”, ya que consideraron que afrontaban una acusación por cumplir su trabajo, en base a los escasos y muy laxos parámetros que había fijado Echegaray. Por el otro, lamentaron que tres lugartenientes de Echegaray hubieran resultado beneficiados: el propio Toninelli, el entonces subdirector General Técnico Institucional, Guillermo Michel, y el ex subdirector general de Recaudación, José Antonio Bianchi.

López, De Sousa y Echegaray, en tanto, tomaron la decisión de la AFIP como una muestra más de su inocencia. En particular, porque el dictamen en que apoyó el organismo concluyó que, con respecto a los funcionarios de línea “no se apreciarían, al menos manifiestamente, vulnerados procedimientos o normativa asociada a la gestión tributaria a cargo de esta Administración, que permitan o sustenten el interés del Organismo en mantener su pretensión punitiva”.

En la misma línea, el organismo detalló que tramitó un sumario interno para evaluar posibles sanciones administrativas sobre esos funcionarios de carrera y “se estableció, o bien un cuadro dudoso que debe resolverse a favor de los sumariados, o directamente, la falta de elementos que hagan hasta ahora, a la atribución de responsabilidad alguna en sede administrativa, respecto de los hechos endilgados”.

Para los acusadores, la nueva postura de la AFIP no debería afectar el desarrollo del juicio, ni la posición del propio organismo en la instancia oral. En particular, cuando el dictamen remarca que desiste de la querella sobre Toninelli, Venier, Nappa y Esperón “sin entrar a valorar las hipótesis que en el plano fáctico y normativo se ventilan en la instancia de juicio oral respecto del ‘tramo 1’ de la causa”. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí