El Banco Central no pudo acumular reservas en agosto tras cerrar el mes vendiendo otros US$138 millones

0
153
Miguel Pesce Banco Central de la Republica Argentina -

Según publica La Nación Cerró un ciclo de nueve meses de compras ininterrumpidas y se prepara para enfrentar una temporada más dura.

Por: Javier Blanco

El Banco Central (BCRA) debió aportar al mercado cambiario hoy otros US$138 millones de sus reservas, el 28,2% de los US$486,5 millones operados en la rueda, con lo que cerró el mes de agosto con un saldo de intervenciones neutro, tras haber acumulado un resultado positivo de US$353 millones hasta el pasado miércoles.

Interrumpió de este modo un ciclo virtuoso de intervenciones que se desarrolló por nueve meses (desde noviembre 2020, mes en que había terminado volcando US$327 millones al mercado), en lo que se confirmó como el final de la temporada alta de liquidaciones del sector agroexportador, una oferta que este año se vio estimulada por los altos precios que alcanzaron internacionalmente los granos y luego se prolongó por la posibilidad que el inicio del fin de las políticas laxas de las Reserva Federal de Estados Unidos se inicie antes del finalizar el presente año.

Ocurre que ese cambio en la tendencia actual tendería a dar firmeza mundialmente al dólar y -por esta vía- a afectar a la vez la valorización de las commodities, sólo porque se negocian con esa divisa como referencia, lo que hace pensar que muchos productores se apuraron a liquidar para ponerse a cubierto de ese posible vuelco de mercado.

Fue al cabo de una jornada en la que el BCRA permitió un deslizamiento de apenas 3 centavos del dólar mayorista o comercial, que cerró a $97,54/74 para la compra y venta, respectivamente, para mantener un deslizamiento apenas mayor al 1% en el tipo de cambio oficial, que, de esta manera, avanza 16,15% en el año, la mitad de una inflación acumulada que rondaría ya el 32%, considerando que acumulaba 29,1% hasta julio.

“La demanda de las empresas volvió a superar a la oferta, por lo que el BCRA tuvo que abastecer al mercado con sus reservas para evitar que la divisa finaliza el mes con un alza mayor al 1,09%”, hizo notar Sebastián Centurión, de ABC Mercado de Cambios. “El empuje de la demanda absorbió toda la oferta disponible en la última rueda del mes, requiriendo además del auxilio oficial para subsanar el faltante”, coincidió en describir Gustavo Quintana, de PR Cambios.

En la entidad recuerdan que en los últimos cierres de mes el BCRA ya debió pasar del lado vendedor del mostrador del mercado de cambios para atender los pedidos de compra que resultaron aprobados para atender pagos por importaciones o deudas. De hecho, en los últimos días de julio el BCRA ya había asumido una posición claramente vendedora en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), al tener que aportar US$342 millones de sus reservas en apenas cinco ruedas, luego de haber comprado US$1056 millones hasta el 23 de julio.

A la vez, recuerdan que agosto es un mes en el que el BCRA tradicionalmente termina vendido (en agosto de 2020 fue por US$1279 millones, aunque previamente a que se ajustara aún más el cepo para recortar la demanda), dado que es cuando comienza a bajar la oferta de divisas proveniente de la liquidación de la cosecha gruesa.

Incluso destacan que, en lo que va del segundo semestre, el BCRA mantiene aún un saldo comprador de US$715 millones que se suman a los casi US$6500 adquiridos en el primer semestre y explican los US$7200 millones acumulados en el año.

Sin embargo, nada de eso hace olvidar que comienza una temporada de menor oferta estructural de divisas, que, a la vez, coincide con una creciente demanda (por cobertura, para atesoramiento y para tratar de adelantar importaciones por si acaso hubiera un salto del tipo del cambio tras las elecciones), que volverá a poner a las reservas del BCRA en situación de stress tras varios meses tranquilos.

En especial, porque esto se produce cuando crecen las muestras de aversión a la moneda nacional, en un marco en que parece mantenerse una excesiva oferta de pesos en el mercado, pese a los ingentes esfuerzos que el BCRA realiza para esterilizar buena parte de los pesos que emite para pagar intereses de su deuda y asistir al fisco.

Por esta razones es que el mercado apuesta por una aceleración del crawling-peg que el BCRA se vería obligado a aplicar luego de las elecciones de medio término para no ceder más reservas y, a la vez, poner fin a una apreciación del tipo de cambio real que ronda los 15 puntos, apuntando a achicar las brechas con los tipos de cambio alternativos, algo que reclama el FMI para discutir por la deuda a ser reestructurada.

“Luego de las últimas 5 elecciones siempre hubo algún cambio en el régimen cambiario y tras la últimas 4 hubo algún tipo de salto del tipo de cambio oficial. Considerando que la política cambiaria actual, con la inflación corriendo sistemáticamente por encima del dólar es insostenible”, sostuvo por caso en un reciente informe la Consultora 1816 para quien “el problema no es que el tipo de cambio real se haya atrasado mucho sino -precisamente- que se emitieron muchos pesos en la pandemia”. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí