viernes, septiembre 24, 2021
10 C
Río Gallegos

Alberto Fernández rearma su agenda internacional por la derrota y no iría a Estados Unidos

El presidente Alberto Fernández

Según publica Clarín El Presidente debe viajar en México el sábado para una cumbre regional y el lunes debía hablar en la Asamblea de la ONU en Nueva York, pero hay dudas sobre su presencia.

Por: Natasha Niebieskikwiat

En el paquete de revisiones que la Presidencia hace tras la fuerte derrota del Frente de Todos en las elecciones primarias del último domingo se encuentra la agenda de viajes al exterior que Alberto Fernández iba a encarar este fin de semana.

Tenía al menos cuatro salidas internacionales planeadas de aquí a diciembre. La primera baja sería su viaje a Nueva York para su primera aparición física ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el lunes 21. Ese día por la tarde, Alberto Fernández tiene turno marcado para dar su discurso, en persona, ante el pleno del organismo.

Algunos funcionarios consideraban que debería viajar teniendo en cuenta sus alusiones permanentes al multilateralismo, a su conexión con los defensores de la lucha contra el cambio climático y porque ese es uno de los principales foros internacionales en los que Argentina reclama por Malvinas. Pero los asesores presidenciales le sugirieron a Fernández que vuelva al modo virtual, como lo hizo el año pasado, en el contexto de que todo Naciones Unidas funcionó así. Este año hay opción de ir o hacerlo de modo remoto.

Por el contrario, sus asesores le aconsejan que sí debe viajar a México, adonde el sábado tendrá lugar la cumbre de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y Caribe (CELAC), que Argentina busca presidir.

El Presidente tenía planeado viajar este viernes a Ciudad de México, y de ahí seguir directo a los Estados Unidos, adonde el lunes se entusiasmaba con una foto junto a Joe Biden. En el Gobierno pensaban además que ese viaje sería como un festejo íntimo, tras una victoria en las PASO. Pero eso no sucedió.

Alberto Fernández no sólo debe concentrarse ahora en la presentación del próximo presupuesto federal sino que también debe planear cómo conquistar dos millones de votos necesarios para dar vuelta la derrota frente al opositor Juntos por el Cambio. O al menos achicar la diferencia.

Este martes, para el viaje a Mexico y Nueva York, estaban confirmados el canciller, Felipe Solá, y de su jefe de Gabinete, Guillermo Justo Cháves. A Estados Unidos no habían enviado ni siquiera la avanzada presidencial necesaria para estos viajes.

En tanto, el embajador en Washington y sherpa de la Argentina ante el G20, Jorge Argüello, estará este miércoles y jueves en Italia trabajando en el borrador final de la declaración de presidentes de la cumbre de este grupo de potencias y países emergentes que tendrá lugar a fines de octubre, en Roma. Allí deberá viajar Alberto F., quien el 1 y 2 de noviembre también está apuntado para la cumbre del Clima en Glasgow, Escocia.

“Todo a confirmar”, señalan en el Gobierno ahora, después del tembladeral del domingo.

En la ecuación que hacen los asesores para dar de baja el viaje a Manhattan se encuentra el hecho de que Biden mismo estará allí unas horas. Su discurso es el mismo lunes a la mañana. No están ni confirmadas en Nueva York las presencias del chino Xi Jinping ni del ruso Vladimir Putin

Por otra parte, Alberto F. fue invitado por Biden a participar en modo virtual al encuentro Diálogo de Alto Nivel sobre Acción Climática en las Américas para este viernes 17. Es un Foro de Grandes Economías sobre Energía y Clima. Allí estarán los dos mandatarios en vivo, pero online.

Distinto es el peso que tiene el viaje a México, reconocen. Sobre todo después de la insistencia de Fernández y Andrés Manuel López Obrador para que Argentina asuma la presidencia de la CELAC a partir de enero de 2022. Sería una victoria regional.

Este foro latinoamericano y caribeño sin participación de Estados Unidos y Canadá, y creado por el fallecido Hugo Chávez tiene un peso más simbólico que real. Pero López Obrador, Fernández y Luis Arce, de Bolivia lo quieren resignificar para hacerle de contrapeso a la Organización de Estados Americanos (OEA), sin ser la izquierda radicalizada de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

La semana pasada, el director de América Central de la Cancillería, Gustavo Martínez Pandiani, estuvo en varias islas del Caribe buscando el voto de pequeños estados que podían complicar la elección argentina, que en principio estaría asegurada. Nicaragua la había complicado por la mala relación del régimen de Ortega con el gobierno argentino y había presentado como su candidata a San Vicente y Granadinas.

Solá, que el viernes pasado recibió en su despacho a la encargada de negocios de Nicolás Maduro, Stela Lugo, se habría garantizado el apoyo de Venezuela y también tiene el de Cuba. Así, el pacto sería que Nicaragua se retire de la negociación para no entorpecer el consenso para que Argentina presida la CELAC en 2022, reemplazando a México que, de modo excepcional, la tuvo dos años.

En ese contexto, un faltazo de Alberto Fernandez a la cumbre de Mexico sería muy mal recibido en el vecindario. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más Artículos