La indigencia infantil se duplicó en menos de 4 años: hay 1.850.000 chicos en pobreza extrema

0
188
Un 50% de los argentinos vive con ingresos menores a los $25.000

Según publica Clarín Subió del 7,6% a fines de 2017, cuando tocó un piso, al 13,6% en 2019, para pasar al 16,6% en la primera mitad de 2021.

Por: Ismael Bermúdez

La Indigencia infantil – menores de 14 años – no para subir. Volvió a aumentar en los primeros 6 meses de este año: subió del 15,7 al 16,6%, según los datos del INDEC difundidos el jueves. Son 100.000 más, llevando el total a nivel de todo el país a 1.850.000 chicos y chicas, que viven en hogares que no tienen ingresos suficientes para alimentarse, a pesar de las ayudas insuficientes del Estado.

Así en 3 años y medio, desde que se tocó el piso de la nueva serie del INDEC, en forma continua, la indigencia entre los menores de 14 años más que se duplicó.

Aunque los menores de 14 años sobresalen por tener la mayor proporción de indigencia también aumentó entre los restantes grupos de edad. Ningún grupo etario pudo escapar al incremento de la indigencia.

Este elevadísimo nivel de indigencia infantil se alcanzó a pesar del cobro por esas familias de la Asignación Universal por Hijos (AUH), la tarjeta Alimentaria y otras ayudas del Estado.

En consecuencia, sin esas ayudas sociales, la indigencia y también la pobreza en general y en particular entre esas familias con hijos e hijas chicos, serían bien mayores. En la segunda mitad de 2017 era del 7,6%: 830.000 chicas/os: un millón de nuevos menores indigentes.

En los dos años siguientes (2018/2021) del Gobierno de Mauricio Macri subió al 13,6%: 1.500.000, o sea, 670.000 más. Y en un año medio, el Gobierno de Alberto Fernández sumó 330.000.

Esta dimensión y velocidad de crecimiento de la indigencia infantil es un factor de reproducción de la pobreza extrema. Porque el chico que nace y se desarrolla con carencias de alimentos básicos, además de las privaciones de vivienda, salud o educación, tiene el presente y el futuro más que comprometido. Y también toda la sociedad.

Esas chicas y chicos vive en hogares sostenidos por desocupados, trabajadores formales precarios e informales, subocupados y cuentapropistas que también se desempeñan en la informalidad, sin la cobertura de la seguridad social .Todo lo cual amplía la persistencia y la dimensión de la indigencia.

Según el INDEC, el valor promedio de la canasta básica de alimentos durante la primera mitad de este año fue de $ 26.875 y el ingreso promedio de esos hogares es de $ 16.471. En consecuencia las familias indigentes necesitarían tener $ 10.134 más para salir de la indigencia e ingresar en la categoría de pobres no indigentes. Esto implica que sus ingresos en promedio se encuentran 37,7% por debajo del valor de la canasta básica de alimentos.

Esa alta brecha explica que más gente, con chicos, se alimenten en las comederos populares, pero la mayor suba de los precios de los alimentos afectó los presupuestos de esos centros y las raciones alimenticias. Y además no pudieron recibir la mayor concurrencia de las familias.

El último informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA) marca que un 34% de los chicos sufrió inseguridad alimentaria y más de un 15% pasó hambre (inseguridad alimentaria severa). Los más afectados fueron algunos partidos del Gran Buenos Aires, y regiones de Cuyo, Pampeana y Patagonia.

Con todas estas cifras en la mano, este viernes en el Boletín Oficial, el Jefe de Gabinete amplió en $ 6.500 millones el Presupuesto del Ministerio de Desarrollo Social: $ 5.250 millones para “Abordaje Territorial “, $ 1.100 millones para “ Políticas Alimentarias” y $ 150 millones para “Actividades Centrales”.

Abordaje Territorial es un programa de articulación con los sistemas sanitarios provinciales y municipales. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí