CHUBUT ANTE UN HURACÁN CLIMÁTICO DE 150 KMS/H Y UN HURACÁN POLÍTICO DE 200 KM/H

Chubut temporal de viento

(Por: Giuliano Ventura para OPI Chubut) – La provincia de Chubut está, desde ayer en “Alerta amarilla” por vientos huracanados con ráfagas de hasta 150 o 180 Km/h, que han hecho volar techos, caída de edificios en construcción, ha provocado el cierre de las rutas y se ha constituido en unos de los meteoros más impredecibles de los últimos años, cuya correspondencia se  encuentra en la política provincial.

El tema de los “mapuches”, el involucramiento del gobierno nacional en defensa de los delincuentes terroristas que asolan Río Negro, Chubut y Neuquén, la actividad consular a favor de Jones Huala y las palabras del Ministro de Seguridad de Chubut Federico Massoni, atacando de manera directa la política cómplice de Alberto Fernández y Cristina Fernández, con esta banda de delincuentes que tiene el vilo a las poblaciones de la cordillera, ha dejado al descubierto una grieta demasiado profunda desde lo político que hace peligrar la hegemonía del derruido “Frente de Todos”, que ya es de unos pocos y cada vez menos.

Nadie desconoce las necesidades financieras y económicas que sufre Chubut, los permanentes pedidos de ayuda económica por parte del gobernador Mariano Arcioni y los condicionamiento que ha puesto el gobierno nacional. Y Arcioni, no es “técnicamente” un hombre apegado al FPV, al menos no por convicción, pero si por conveniencia y en esta oportunidad, en la cual Chubut necesita indefectiblemente el auxilio financiero de la Nación, este conflicto de los terroristas pseudo-mapuches, lo pone en una situación incómoda con las autoridades nacionales y mucho más, luego de que Massoni, dijera a los cuatro vientos lo que pensaba de la complicidad del gobierno nacional con la liberación de Jones Huala.

- Publicidad -

Massoni a su vez, es candidato político por su sector Chubut Somos Todos y constituye una preocupación más para el presidente y su vice, quienes dependen de los legisladores de Chubut para no perder la mayoría, especialmente en el senado. Esta carta que tiene Arcioni bajo la manga es un arma de doble filo. El gobernador sabe que si no le puede asegurar las elecciones al FPV, pasado el 14 de noviembre, Arcioni va a quedar en la orfandad total.

En tanto los gremios estatales y docentes en Chubut insisten con protestas, paros, reclamos y medidas de fuerza en virtud de no ser llamados a paritarias o recibir aumentos “por decreto”, como los impuestos recientemente por el propio gobernador. El problema del gobierno es que enfrenta un déficit dos veces superior a sus ingresos y no está en condiciones de acordar aumentos. Esto, lleva a que tampoco pueda resolver el problema social y desde Nación le han dado el ultimátum para encontrar una alineamiento que les permita al gabinete de Arcioni tener “aire” en los próximos dos años. 

Todo esto, se ha puesto en discusión por la “causa mapuche” y el diálogo es prácticamente “de sordos” con el gobierno nacional, a pesar de las promesas que el gobernador le hizo a Fernández en su visita a la provincia, de la cual claro está, no se fue para nada conforme. (Agencia OPI Chubut)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -