El festejo sin celulares y la arenga de Alberto Fernández a los diputados: “En el 2023 vamos a volver a ganar”

Alberto Fernández junto a Máximo Kirchner - Foto: NA

Según publica Clarín El Presidente agasajó a los legisladores con un asado en la Quinta. El acercamiento con Máximo Kirchner y las medidas para evitar fotos.

Por: Ignacio Ortelli

El asado estaba listo y varios diputados ya se agolpaban para sentarse en la mesa, pero en la puerta, antes de ingresar al quincho de la Quinta de Olivos, una inesperada medida los demoró: “Celulares aquí, por favor”, pedían miembros de la Casa Militar, que se encarga de la seguridad del Presidente. Es, en definitiva, un requisito que forma parte del protocolo de confidencialidad que rodea a los mandatarios, pero que Alberto Fernández desde que asumió había evitado cumplir. Tras los ajustes que hizo en su equipo, luego de la dura derrota electoral, y el impacto que generó la filtración del festejo del cumpleaños de Fabiola Yáñez el año pasado, en plena cuarentena estricta, el Gobierno toma recaudos en el anillo que rodea al jefe de Estado.

La cena de fin de año de este lunes con el bloque oficialista de la Cámara de Diputados no fue la excepción y así, salvo algún audaz con dos teléfonos que logró quedarse con uno, todos tuvieron que aceptar la nueva regla. El equipo de comunicación de Presidencia respiró aliviado: no hubo selfies ni tuits con alusiones a un encuentro que congregó a más de un centenar de personas.

Al cabo, aunque no hay ninguna medida de aislamiento dispuesta por el Gobierno y el avance de la variante Omicron todavía no generó cambios drásticos en el manejo de la pandemia, la Casa Rosada prefiere evitar postales y no dejar registro de eventos que en un mediano plazo puedan atentar contra la legitimidad de decisiones sanitarias. El antecedente de lo que ocurrió con el brindis de 2020 pesa: en el momento, no se le dio demasiada trascendencia, pero luego, con la foto revelada por la periodista Guadalupe Vázquez, fueron varios los funcionarios que se arrepintieron de haber difundido oficialmente el festejo. Casualidad ó no, de la reunión de este lunes a la noche no hubo registros fotográficos: “No sacamos ni la foto institucional”, aseguran en el Gobierno.

Sin fotos “caseras”, Alberto F. sí firmó unos afiches que le acercaron algunos legisladores, en los que se lo ve con Cristina de la mano en el acto y hace alusión al “Frentetodismo”.

Aunque hubo alguna baja justificadas, el bloque casi completo asistió a la convocatoria del Presidente, que estuvo rodeado por el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y el secretario de Presidencia, Julio Vitobello. No estuvo presente el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, pero desde el Gobierno se apuraron por explicar el motivo para evitar especulaciones por la distancia que mantienen tras el affaire de las renuncias “a disposición” que lideró con los otros ministros K: el referente de La Cámpora avisó que no podía estar en Olivos porque era el cumpleaños de su pareja.

Con el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el jefe del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, como referentes, durante la cena también habló una treintena de diputados. Varios, que no tienen contacto frecuente con la Casa Rosada, aprovecharon para mostrarse y repasar el trabajo que hicieron durante el año. Y los más “nuevos” para presentarse en sociedad.

Hubo en esos discursos, que estiraron la reunión más allá de la 1 de la madrugada, un pedido predominante: comprometieron al Gobierno a redoblar la comunicación con las provincias. “Pidieron más contacto de los ministros con los gobernadores”, explicaron fuentes oficiales.

A su turno, el Presidente les agradeció el trabajo del año. Resaltó que el bloque logró la aprobación de 63 leyes y les dio la bienvenida a quienes asumieron el 10 de diciembre.

Les pidió “que dejen de estar a la defensiva” ante la oposición y que salgan a contar “que durante estos dos años se hicieron muchas cosas” a pesar de las dificultades que afrontó el Gobierno por la pandemia y “una situación gravísima desde lo económico, social y el endeudamiento que heredó de (Mauricio) Macri” .

“A los que apostaban por saqueos en la pandemia no los hubo”, ironizó Fernández, en un dardo apuntado contra la oposición, a la que acusan de fogonear las protestas contra el Gobierno.

En esa línea, les pidió a los diputados que ante el desánimo social por la pospandemia “vuelvan a sus provincias y salgan a la calle, a militar y convencer”. La arenga incluyó un pronóstico del Presidente para levantar la autoestima del FDT tras la dura derrota electoral en las Legislativas. “En el 2023 vamos a volver a ganar porque no podemos permitir que vuelvan los mismos que destruyeron a la Argentina”, sostuvo.

El jefe de Estado sin embargo hizo hincapié en la necesidad de “fortalecer la unidad en la diversidad” para cuidar al FDT. Según distintas fuentes que participaron del convite, no hubo ninguna definición de Fernández respecto a su aspiración de ir por la reelección.

Massa, por su parte, habló del “valor de la unidad en la diversidad” y también buscó motivar a la tropa para que salga a dar los debates de cara a la gente: vaticinó un “crecimiento económico” para 2022. A su vez, trazó los ejes de la agenda parlamentaria en un contexto en el que, según analizó, el oficialismo deberá acostumbrarse a negociar y buscar consenso con una oposición muy atomizada.

Para Máximo Kirchner la disputa por el liderazgo va a extremar a la oposición, que sin embargo encontrará la unidad en su rechazo “a todos los proyectos del Gobierno”. “Van a oponerse a todo porque solo quieren hacer daño”, sintetizó.

“Hay que mantenerse unidos y trabajando porque ya sabemos que la oposición no nos va a acompañar en nada”, completó.

Kirchner resaltó “la tarea del bloque durante estos dos años” y “la conducta y disciplina de los diputados y diputadas de trabajar en favor de la gente y no caer en provocaciones”.

Aunque en los discursos no hubo guiños cruzados entre el Presidente y Máximo K, quienes participaron de la reunión aseguran que, al igual que el fin de semana, se los vio con “muy buena sintonía”. Y que el resabio por el discurso del líder camporista en Diputados, que desató el rechazo de la oposición al Presupuesto, “ya quedó atrás”. (Clarín)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí