Los gobernadores oficialistas le transmitieron al Presidente su preocupación por el futuro de las obras públicas tras el fracaso del presupuesto

Publicado el

spot_img
- Publicidad -
Alberto Fernández junto a 13 gobernadores - Foto: Telam

Según publica La Nación Asistieron 13 mandatarios provinciales, entre ellos Axel Kicillof, Alicia Kirchner y Omar Perotti; el jefe del Estado estuvo acompañado por de Pedro, Manzur y Vitobello; el lunes se firmará la prórroga del consenso fiscal.

Por: Cecilia Devanna

El presidente Alberto Fernández almorzó este mediodía en la quinta de Olivos con gobernadores del Frente de Todos (FdT) tras la derrota del oficialismo en la búsqueda por tratar el Presupuesto 2022, el viernes pasado, lo que fue el tema central del encuentro. La agenda presidencial había informado anoche del almuerzo, pero no especificó que los representantes de las provincias solo eran del mismo signo político del gobierno, lo que finalmente se conoció hoy mismo. El fuerte enojo con la oposición y la preocupación por la falta de aprobación del presupuesto fueron los temas centrales del cónclave, en el que sobresalió la alarma por el futuro de las obras públicas de cada jurisdicción.

“El presidente garantizó que lo que estaba comprometido se va a cumplir más allá del presupuesto”, explicó una fuente de Casa Rosada al tanto de lo conversado, tras lo que consignó que en la práctica, al no haber presupuesto, eso se traducirá en “un mayor contacto permanente entre el gobierno nacional y los gobiernos provinciales”.

En ese sentido, el lunes próximo a las 17 se suscribirá “la prórroga del consenso fiscal” entre Nación y las provincias, por lo que los mandatarios provinciales deberán asistir para la firma del acta, que se concretaría en Casa Rosada.

Tras el almuerzo, el gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, afirmó en diálogo con la prensa que la reunión se centró “básicamente” en el presupuesto y agregó que el Presidente les manifestó que va a analizar “presupuestariamente cada provincia” porque “hay que reconducir” las partidas tras el rechazo al proyecto. Su par de Chaco, Jorge Capitanich, fue en la misma línea y aseguró que el encuentro sirvió para “analizar la agenda de ejecución de obras, que tiene que ver con el voto negativo del Presupuesto público por parte de la oposición”.

El exjefe de Gabinete agregó que ”eso nos obliga a trabajar en una agenda de identificación de obras, de acciones y de realizaciones, como también en los temas de transporte público y energía”.

El encuentro de Fernández con los mandatarios provinciales se dio en paralelo al que tenía el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, con los gobernadores de Corrientes, Gustavo Valdez; de Mendoza, Rodolfo Suárez; y de Jujuy, Gerardo Morales.

El encuentro en Olivos empezó pasadas las 13 y el jefe de Estado estuvo acompañado por el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro; el jefe de Gabinete, Juan Manzur; y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello. “Lo que más había era bronca y enojo entre los gobernadores porque no podían entender cómo la oposición hizo lo que hizo”, describió la misma fuente a LA NACION.

“Más aún en la situación en la que está el país, en plena búsqueda de un acuerdo con el FMI, por una deuda que la misma oposición contrajo”, agregó. “Varios gobernadores se quejaron que en las legislaturas provinciales la actitud de la oposición es la misma, de no dejar gobernar”, detalló la fuente consultada.

En el encuentro estuvieron los gobernadores de Buenos Aires, Axel Kicillof; de Catamarca, Raúl Jalil; de Chaco, Capitanich; de Entre Ríos, Gustavo Bordet; de Formosa, Gildo Insfrán (Formosa); de La Pampa, Sergio Ziliotto; de La Rioja, Quintela; de San Juan, Sergio Uñac; de Santa Cruz, Alicia Kirchner; de Santa Fe, Omar Perotti; de Santiago del Estero, Gerardo Zamora; de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, y Osvaldo Jaldo, de Tucumán.

En tanto que no asistieron Alberto Rodríguez Saa de San Luis; Gustavo Sáenz de Salta; Oscar Herrera Ahuad (Misiones) ni Mariano Arcioni, de Chubut. Mientras que Arcioni atraviesa una grave crisis provincial luego de que se aprobara la ley de minería, que debió ser derogada en las últimas horas, en los otros tres casos las inasistencias se debieron a distintos problemas de salud, que impidieron el viaje de los funcionarios, aseguraron fuentes oficiales.

La imposibilidad de tratar el Presupuesto fue un duro revés para el gobierno de Fernández, que en las últimas horas anunció que convocaría a sesiones extraordinarias en el Congreso. En ese sentido, el mandatario recibió este lunes, también en Olivos, desde donde trabaja en los últimos días, a diputados oficialistas. En rigor fue para un brindis de fin de año, que tuvo como telón de fondo analizar la caída del presupuesto y dialogar sobre lo que viene en la agenda parlamentaria de cara a 2022.

El movimiento de representantes provinciales también fue intenso hoy en Casa Rosada, donde Jaldo estuvo reunido con Manzur, titular del cargo en uso de licencia desde que asumió la jefatura y también con el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. En tanto que De Pedro mantuvo un encuentro en su cartera con los senadores por Río Negro, Alberto Weretilneck y Martín Doñate, tras lo cual se dirigió a Olivos. (La Nación)

Más Noticias

- Publicidad -

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más noticias