El fenómeno Milei en boca de un kirchnerista

Publicado el

spot_img
- Publicidad -

(Por: Rubén Lasagno) – El catedrático Rubén Zárate, un reconocido universitario de la provincia que posee un amplio conocimiento social y político, escribió en el diario Tiempo Sur una columna que tituló “El largo giro a la derecha”. 

Si bien no es mi costumbre hacer periodismo de otros periodistas ni responder a la opinión de actores políticos quienes escriben en medios de la provincia, debido a la calidad cultural de quien lo hace, no dejan de asombrarme detalles que rescato de su nota tan clara y bien escrita, algunos de los cuales comparto y otros no, motivo por el cual me gustaría no rebatir, sino poner algunas de esas cosas, fuera de los grises que entiendo, se producen en la ambigüedad del discurso ideologizado, con el cual solo mira por el retrovisor, recortando prudentemente la historia para acomodarla a sus intereses partidarios.

El diputado Javier Milei - Foto: NA
El diputado Javier Milei – Foto: NA

El problema, como en el caso del Lic Zárate, no es lo que se dice ni quien lo dice, sino de qué lugar lo dice.

El autor hace una apuesta fuerte al revelar “el fenómeno Milei” que apareció en la política argentina como un hecho disruptivo el cual encuadra en el concepto de “derecha liberal” y avanza “cuestionado al Estado, los derechos sociales y laborales, las regulaciones del mercado y la hipótesis soberana para fortalecer la moneda nacional. En la última semana, a la diatriba contra las universidades públicas como “centros de adoctrinamiento”, agregó su propuesta de eliminar instituciones que garantizan bienes públicos como el Ministerio Nacional de Educación”, dice Zárate y tiene razón, yo coincido totalmente con su planteo. Personalmente jamás votaría a un tipo como Milei, pero al mismo momento me asalta una duda ¿Está bien lo que vine votando hasta ahora, si todo eso sirvió para llegar a estar como estamos hoy?.

- Publicidad -

El problema que elude el análisis del licenciado, es por qué surgen estos fenómenos políticos disruptivos y en base a qué carencias sociales y políticas crecen en popularidad, cuando en épocas “normales” de un país, estas expresiones extremistas son vistas más como bichos raros y excéntricos anti sistemas que rara vez logran concitar la atención de las mayorías y cuando ello ocurre, es porque hay un sistema político y social disfuncional que falla y potencia estos fenómenos peligrosos y hasta en cierta manera patéticos como es el caso de Milei, hasta hace poco un economista liberal que daba risa por el jopo y sus gritos en los set de televisión y hoy emerge como un “estadista” trucho de ideas reformadoras.

Y aún reconociendo como propio en gran parte el análisis que el Lic Zárate realiza de este outsider, mi divergencia con su análisis es (vuelvo a insistir) cuando observo desde qué lugar lo dice y eso queda claramente expresado en el párrafo del texto donde, hablando de la necesidad de dar batalla en los distintos frentes para evitar estas apariciones neoliberales, expresa “También existen balances provisorios sobre los gobiernos de Néstor Kirchner, de Cristina Fernández de Kirchner y ahora de Alberto Fernández respecto de la solidez de las estrategias y los resultados para cambiar más profundamente estas tendencias neoliberales. Profundizarlos parece cada vez más necesario”.

Y acá, si realmente venía asociándome de alguna manera a la cosmovisión del Licenciado Zárate, sobre la aparición grotesca, espontánea y hasta patética de Milei en la política argentina, digamos, coloquialmente, que “se me cayó un ídolo” cuando analice su opinión sobre los correctivos a esta corriente.

Si Néstor, Cristina y ahora Alberto (que también es Cristina) son gobiernos con sólidas estrategias para cambiar profundamente las políticas neoliberales y que todo ello lo vemos en “los resultados”, o yo con mi acotada inteligencia solo veo todo al revés de los que el docente universitario me explica, él está mintiendo o al menos recorta tanto la realidad, que su análisis me hace tanto ruido como las propuestas de Milei.

Devolviéndole sus propias palabras, si Milei está donde está, hoy casi constituyéndose en la tercera fuerza política, es culpa directa del actual gobierno y sus fundadores

El economista díscolo, hizo su campaña como crítico de los yerros del macrismo, pero maduró y concretó su propuesta en base a las barbaridades conceptuales de la política que tiene el rejunte llamado Frente de Todos, la corrupción desplegada, su inhabilidad para gobernar, su inutilidad en materia económica y la clara inviabilidad de un conjunto de personas sin ideas políticas, divididas por peleas intestinas y donde la madre del borrego solo entiende el gobierno y el poder, como salvoconducto para sus causas penales, sin importarle un ápice lo que le ocurra a la gente; sus dos periodos anteriores lo corroboran.

Zárate dice “La naturalización de la pobreza estructural y el debilitamiento de los bienes públicos, pasando por la aceptación de la defensa de los privilegios económicos de sectores poderosos, hasta la actual irrupción del Presidente de la Corte Suprema de Justicia en el control del Consejo de la Magistratura son indicios claros del largo giro a la derecha que la sociedad argentina y una parte de la política vienen protagonizando”.

Leyendo este párrafo descontextualizado del resto, Zárate parece hablar claramente de este gobierno de Alberto y Cristina, porque todas ellas son, precisamente, las acciones llevadas a cabo históricamente por el FPV, pero en realidad es un ¡Ah pero Macri…!, con un agregado implícito en este párrafo donde la elipsis nos deja una respuesta clara: Zárate cree que los kirchneristas son de izquierda.

El kirchnerismo de izquierda es un oximorón. Néstor y Cristina no solo hicieron sus riquezas iniciales de la mano de la derecha más recalcitrante del país (los militares) sino que jamás giraron a la izquierda en ninguna curva, excepto cuando llegaron a nación en el 2003 y por miles de millones de intereses, empezaron manchando los pañuelos y desplegando una simulación parecida a la de Milei, pero en sentido contrario.

Ya en el último párrafo Zárate concluye: “No basta tomar nota de la mayor capacidad electoral de la derecha, es necesario analizar también las formas en las que se da la disputa sobre la construcción del sentido común en el mediano plazo. No hacerlo favorece la mayor eficacia en la instalación de sus agendas, en desmedro de la producida por quienes sostienen la centralidad del Estado democrático como organizador y tutela de los derechos sociales y ciudadanos”.

El licenciado mejor que nadie sabe que éste es el juego de la democracia, a menos claro, que como piensa él, la democracia solo puede ser ejercida por partidos presumiblemente de izquierda (como el de los K), verdaderos populismos ladriprogresistas como aquellos que defiende en el texto.

Porque tal el remate de su nota, son estos gobiernos (el actual y los anteriores de Néstor y Cristina) quienes “han sostenido el Estado democrático como organizador y tutela de los derechos sociales y ciudadanos”.

Aquí nos separamos de la idea central de criticar a Milei. Creo que Milei es, precisamente, producto de la existencia de estos agentes de la decadencia democrática y que lejos de tutelar derechos sociales, han llevado al país a la virtual desaparición, lo han robado en todas sus formas y lo único que tutelan bien es la pobreza y la miseria, tanto social como política y son gente que hace rato deberían estar entre rejas pagando por lo que hicieron, lo que se llevaron y repudiados por ser los protagonistas principales de este padecimiento político extravagante y peligroso que se llama Javier Milei. (Agencia OPI Santa Cruz)

Más Noticias

- Publicidad -

Queremos que seas parte de nuestra membresía colaborativa

Necesitamos tu suscripción para seguir construyendo información sin dependencia. Pero además podes disfrutar de manera exclusiva del Club de Beneficios de OPI Santa Cruz.

3 COMENTARIOS

  1. Es llamativo que les moleste que el Presidente de la Corte presida el Consejo de la Magistratura cuando en Santa Cruz el Consejo de la Magistratura es presidido por un miembro del Supremo Tribunal de Justicia (o sea por la Corte provincincial)
    Lo que tratan de crear es un nuevo relato que disimule que han empobrecido a la poblacion, que han multiplicado la cantidad de personas que dependen del Estado y que han creado muchos impuestos para financiar ese aumento del gasto (sin lograrlo porque gastan mas de lo que reciben)
    Milei, con quien no comparto casi nada, expresa la bronca y el hartazgo de quienes ven un camino de miseria en su futuro

  2. Hasta que el votante peronista-kirchnerista no se decida a sacarse la capucha de la cara y los tapones de los oidos y ciertamente aprenda dos simples reglas: 1-Distinguir que esta bien y que esta mal 2-Distinguir cuando algo es un exito y cuando es un fracaso. Recien ahi podran decir, estamos construyendo un pais mejor, mientras tanto que sigan y sigamos chupando el palito vacio del chupetin.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más noticias