36 días de genocidio. El “gran éxito” de Putín (el amigo de Cristina y Alberto) es acumular miles de muertos civiles, violar a mujeres y enterrar cadáveres en fosas comunes

(Por: Rubén Lasagno) – El 24 de febrero de 2022 empezó la invasión armada a Ucrania por parte de Rusia. Treinta y seis días después los combates siguen en las calles de las distintas ciudades. La gran potencia armada que parecía Rusia, no lo es tanto, no ha podido doblegar el ánimo, la resistencia y las escaramuzas de Ucrania. En el medio las tropas rusas debieron replegarse, rearmarse y volver a atacar con armas altamente letales. Lo que empezó como una “operación quirúrgica”, según los medios oficiales rusos, terminó siendo una orgía de sangre y fuego.

La invasión rusa a Ucrania, ya se inscribe entre los más tenebrosos crímenes de guerra, con el dato que agrava considerablemente el objeto y sus consecuencias: no es una guerra por cuestiones religiosas, ni económica, ni racial, es un fraticidio, pues rusos, ucranianos, polacos y otros países del orbe, comparten lazos de sangre, comunidades, trabajos e intereses comerciales y sociales afines.

La guerra actual es producto de la invasión criminal y asesina de Vladimir Putin a un país vecino, que optó por defenderse. Para el Papa Francisco, que ha borrado de su léxico la palabra “invasión”, al igual que para Alberto y Cristina Fernández, el nivel de incondicionalidad con el genocida ruso, los hace quedar como defensores de la peor lacra contemporánea de la política internacional, al punto de cuestionar (prácticamente) “la guerra”, pero no por el acto aberrante de la invasión rusa a Ucrania, sino por la oposición que hace el pueblo ucraniano a ser invadido. En términos relativos, lo que están diciendo el Papa, Alberto y Cristina es que la guerra se produce porque Ucrania decidió defenderse. Una aberración política sustancial y definitivamente atroz de parte de Jefes de Estados.

- Publicidad -

El genocida Vladimir Putin ha dejado a su paso las peores muestras de lo que es capaz un ser humano. El odio, el resentimiento, la destrucción y los más aberrantes crímenes de lesa humanidad. 

Sin embargo, todo esto que aún los historiadores, la prensa y los organismos de DDHH y cuanta organización similar esté dando vuelta en el mundo, persisten en recordar como el genocidio armenio, el holocausto judío, el genocidio bosnio (masacre de Srebrenica en 1995), entre otras bestialidades de la humanidad en la corta vida de los últimos 100 años del mundo, hoy tiene otro capítulo, escrito por el presidente ruso.

Los destinos del ex gran visir Talaat Pasha, Otomano ejecutor del genocidio Armenio (Slobodan), Adolfo Hitler(holocausto judío), Milošević y Milenko Trifunovic (bosnia), entre otros, fue la muerte. Y lo mismo le espera a Vladimir Putin, el genocida contemporáneo que algunos tratan de disimular tras una pátina de estadista en un país donde sus propios amigos, le están dando la espalda, porque su locura criminal les está haciendo perder plata (no por otra cosa).

En una de nuestras notas el día 9 marzo 2022 y hablando precisamente de la interna que tiene Putin, a partir de lo que nos dijera un colega español, escribimos “Este castigo global llamó a la reflexión a la burguesía rusa y le ponen presión al presidente Putin, sobre quien un médico ruso reveló allí por noviembre, que padece de Párkinson y un tipo de cáncer. No son pocos quienes piensan que Vladimir Putin esté jugando su última carta y en este marco se interpreta la amenaza de su canciller de un posible conflicto nuclear “devastador” para la humanidad”.

Y de eso se está hablando ahora. Un mes después de haberlo dicho, se sabe públicamente que Putin está enfermo, tiene un Parkinson avanzado y debe ser operado de un tumor maligno

Tal vez sea el castigo que le tiene reservado la vida dispendiosa de un miserable ser humano que en el fin de su existencia mandó a sus ejércitos a destruir un pueblo, violar a sus mujeres, ejecutar hombres, mujeres y niños, enterrarlos en fosas comunes y bombardear indiscriminadamente a civiles en las calles como un loco desesperado de sangre.

Vladimir Putin se merece morir en las peores condiciones y ya es vox pópuli que sus “amigos” van a encargarse de matarlo. En la Rusia que él creó, las conspiraciones de muerte son cosa de todos los días. Putin las aplica con sus colaboradores, sus enemigos, el periodismo, sus detractores y quien se le cruce. El presidente ruso vive en una burbuja de seguridad, sin la seguridad de saber si algunos de esos mismos que lo rodean, lo matará mañana.

El destino de este genocida es inexorable. Como en los casos anteriormente mencionados, los déspotas criminales de la historia murieron ejecutados o por su propias manos, pero ninguno sobrevivió a la persecución que sobrevino luego de sus acciones criminales.

¿Habrá pensado Putin que luego de su escalada invasora, la vida de él iba a seguir como todos los días?. Un verdadero energúmeno populista, egocéntrico y corrupto, de cuya onda expansiva no escapa su entorno. Amigos enriquecidos de esa corrupción y hasta sus hijas que nadan en oro por los delitos de su padre, sufren las consecuencias.

¿Cuánto le queda a Vladimir Putin?. Lo que reste de la oposición ucraniana. Su vida es inversamente proporcional al éxito de la resistencia militar de Volodímir Zelenski, quien ya es mucho más que el presidente ruso. 

La empatía mundial hizo de este ex cómico, el gran beneficiario de esta locura genocida de Putin. Excepto en países con gobiernos marginales como la Argentina y de las poca bondadosa posición del Papa, todos, sin excepción, están al lado de Ucrania y en contra del genocida ruso. (Agencia OPI Santa Cruz)

6 COMENTARIOS

  1. Es por ello que La Justicia, Los Derechos Humanos, La Economia, Los Negocios Internacionales y la Educacion no pueden estar en manos del KIrchnerismo, fracasaron en todas.

  2. Me permito Felicitarlos por la contundencia y correcta descripción de lo que hoy lamentablemente sucede en Ucrania, y lamento sintiendo un profundo dolor por la real comparación que Ud realizo para con Argentina Nuestro País, y pedirle disculpas por copiar sus palabras en las que textualmente dice, “”Tal vez sea el castigo que le tiene reservado la vida dispendiosa de un miserable ser humano que en el fin de su existencia”” Frase que entiendo dirigida para Putin y que seria la muerte. pero que sus ególatras ((de Putin)) que residen en Nuestro Pais y por sentirse sanos físicamente ((dudo de lo mental)) y ostentar altos cargos gubernamentales no se preocupan por Sus Muertes, Solo Se Preocupan Por No Ir Presos Por el Resto De Sus Días.

  3. Imagino que es un error pensar que las naciones tengan amistades como grafica el título, sólo los unen los intereses geopolíticos, motivo por el cual, muchas veces estos se resuelven no en la mesa de negociaciones y con un cordial saludo, sino en los campos de batalla sin medir consecuencias para lograr sus fines.
    Seguramente, tanto rusia como ucrania están transitande hoy este camino que nadie prevee cuál y cómo será el final, y quién será en último término en mayor beneficiario.
    Está claro que el ciudadano común de Rusia, Ucrania y de Europa no lo será, menos aun si se pretenden resolver “los intereses de todos los participantes” por medio del átomo, llegado a este punto, quién podrá sustraerse del calificativo que dejo libre a su elección.
    Este prisma por donde nos llega tanta información, nos hace ver las cosas según la posición que ocupan los unos y los otros, terminando sin saber con total claridad por qué ocurre tal cosa, y si tiene tiene razó, si Ucrania, Rusia, la otan, los Estados Unidos, el nuevo orden mundial, o todos tienen razón, y si todos tienen la razón y la ley y la justicia no se cumplen, nos pelearemos todos. Esto se me ocurre pensar mientras leo la nota.

  4. Putin es unAutocrata, egolatra y genocida, que pretende conbatir a los ,segun el,Nazis con sus propios metodos . Si hasta tiene campos den concentracion con ucranianos que saco forzadamente de ucrania.Y ese asesino es socio de Argentina!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí