Una sociedad sin vergüenza con políticos y jueces sinvergüenzas

(Por: Rubén Lasagno) – El título no es solo un juego de palabras, implica una definición per se de los actores que componen nuestro país: sociedad, políticos, gobierno y jueces.

Es cierto que toda generalización genera un prejuicio injusto, pero las reglas parece ser las excepciones en un país atravesado por la corrupción del poder y por la indolencia social  y política.

Revelan una nueva foto del cumpleaños de Fabiola Yañez y el Gobierno sigue sin dar explicaciones

El caso más relevante y nuevo (no es el único, obviamente) es el de Alberto Fernández y su esposa, que después de haber incumplido su propia ley, la cual firmó bajo amenaza de detener a quienes la infringieran, él, su familia y amigos hicieron una bacanal en Olivos, como una burla soberana al pueblo estúpido y crédulo que parece, sigue sin despertar. Como corolario de ese delito, un juez le hizo lugar y aceptó el ofrecimiento de un pago, para comprar impunidad.

En síntesis, el presidente que fue el firmante de un Decreto para penalizar a quienes rompieran la cuarentena, no solo la rompió en mil pedazos, sino que después de hacerlo se autogestionó justicia y consideró que pagando $ 1.600.000,00 daba por cerrado el caso y aquí no ha pasado nada.

Y la sociedad sin vergüenza alguna, parece no reaccionar ante tamaño atropello, abuso de poder y corrupción judicial manifiesta. Exceptuando algunos periodistas nacionales quienes han desarrollado fuertes críticas hacia el delito cometido por el presidente y su esposa, más el agregado del fallo vergonzoso del juez aceptando la penalidad autoimpuesta por Alberto Fernández, los referentes políticos de la oposición no han abierto la boca frente a tamaño escándalo.

Ni Mauricio Macri, ni Larreta, solo por mencionar algunos de ellos, han expresado un repudio sincero y firme ante tamaña afrenta a las instituciones y a la sociedad en su conjunto. Sin embargo, en mi humilde entender, creo que todo está en consonancia para que quienes gobiernan nuestro país, puedan reírse tranquilos y sin peligro de ser sancionados, por cuanto el individualismo y la apatía social que atraviesa al argentino medio, termina en la falta de un castigo real, pleno de los bárbaros de siempre y pocas veces se refleja en las urnas; esos mismos que año tras año y gestión tras gestión, aborrecen a los argentinos con sus actos deshonestos, precisamente. porque nunca reciben un castigo ejemplar.

Entonces, todo esto que nos ocurre hoy con Alberto Fernández, pero antes nos ocurrió con otros y seguramente nos seguirá ocurriendo, es por la falta de vergüenza de una sociedad inmadura y por políticos para nada empáticos, cobardes y jueces sinvergüenzas.

Hay un dicho que reza: “No se queje si no se queja”. Y cabe para la oportunidad. De nada sirve quejarse, si a la hora de votar, ponemos siempre a los mismos. (Agencia OPI Santa Cruz)

3 COMENTARIOS

  1. Una vez mas quiero dejar mis mas sinceras felicitaciones no sòlo por sus editoriales, sino por la fortaleza y capacidad de ir denunciando cada una de estas situaciones que genera este “desgobierno”… Muchas gracias…

  2. El fallo es vergosozo, ningun juez del pais puede estar orgulloso de su carrera despues de ver este fallo.

    Es simple: El presidente quedo libre de culpas, no tendra ninguna marca en sus antecedentes es como que aqui no paso nada, esto no ocurrio.

    Sin dudas una vez mas, los politicos hacen en contra de la gente lo que los jueces dejan hacer.

  3. La culpa es nuestra porqué no salimos de una buena vez por todas a reclamar por justicia real y nuestros derechos…….Sigamosnos quedando sin reaccionar:Venezuela está a la vuelta de la esquina despues va a ser tarde .A colgar a todos y cada uno de ellos en las plazas publicas YA!!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -spot_img