El Jurado de Enjuiciamiento votó la destitución de la fiscal anticorrupción Cecilia Goyeneche

La fiscal anticorrupción de Entre Ríos Cecilia Goyeneche

Según publica La Nación El tribunal trabaja ahora en la redacción final del fallo; el principal cargo fue por no haberse excusado en un caso pese a haber tenido relación con un acusado; ella integró el equipo de fiscales que promovió la condena de Sergio Urribarri.

Por: Paz Rodríguez Niell

Los siete integrantes del Jurado de Enjuiciamiento de Entre Ríos presentaron ya sus votos: por cinco contra dos, la fiscal anticorrupción Cecilia Goyeneche será destituida.

El jurado trabaja ahora en la redacción final del fallo, que se dará a conocer en las próximas horas, según informaron a LA NACION fuentes con acceso a las novedades del expediente.

Goyeneche es la procuradora adjunta (número dos de la Procuración de Entre Ríos) y coordinaba los equipos que investigaban las causas de corrupción. Integró el grupo de fiscales que el mes pasado promovió la condena del exgobernador Sergio Urribarri a ocho años de prisión.

El cargo principal en su contra fue no haberse excusado en una causa pese a que tenía relación con uno de los investigados, con quien compartía inversiones en fideicomisos para adquirir dos inmuebles. Votaron por la destitución de Goyeneche los tres jueces del Superior Tribunal de Entre Ríos que integran el Jurado (Juan Smaldone, Gisela Schumacher y Daniel Carubia), uno de los representantes de los legisladores provinciales (el peronista Armando Gay) y uno de los representantes de los abogados, Gonzalo García Garro.

Por reponer a la fiscal en su cargo, en el que lleva cinco meses suspendida, se pronunciaron la abogada Verónica Mulone y Gustavo Zavallo, diputado provincial, también peronista.

Una vez notificada del fallo del jurado, Goyeneche tendrá ocho días hábiles para recurrirlo. El reglamento del Jurado de Enjuiciamiento no prevé ningún camino contra la decisión de remover al funcionario acusado, pero en casos similares, siguiendo la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, se admitió que quien fue echado presente un recurso de inconstitucionalidad ante el Superior Tribunal de la provincia. Esa vía tomará Goyeneche.

Después, si el Superior Tribunal rechaza su planteo, ella interpondrá un recurso extraordinario para llegar a la Corte nacional, según adelantó a LA NACION.

Goyeneche sostiene que la decisión de echarla es “el primer paso de la gran derrota del sistema corrupto de Entre Ríos” porque dejó a la vista “las complicidades dentro del Poder Judicial y también del sistema político, encabezado por el gobernador Gustavo Bordet”, con la corrupción.

De ese entramado en su contra participaron también, según la fiscal, la mayoría de los jueces del Superior Tribunal de Entre Ríos y el “urribarrismo”. Este lunes, Urribarri le respondió a través de sus redes sociales: dijo que él nada tuvo que ver con el proceso y que Goyeneche buscaba “politizar” las acusaciones en su contra para “confundir”. Según el exgobernador, “en Entre Ríos todos conocen perfectamente las razones objetivas” del jury.

La acusación

La acusación principal contra la fiscal fue por no haberse excusado de intervenir en una gigantesca causa de corrupción en la Legislatura provincial pese a que su marido era amigo y había sido socio de uno de los imputados, el contador Pedro Opromolla. Además, Goyeneche y este contador -cuyo estudio fue allanado- invirtieron juntos en dos departamentos de pozo a través del estudio de arquitectos en el que trabajaba el marido de la fiscal.

El nexo apareció en la causa cuando ordenaron embargar los bienes de este acusado y resultó que un departamento que intentaron inmovilizarle era de Goyeneche (ella relata que en ese momento ya no compartían la propiedad porque ella le había comprado a él su parte, pero que el registro no tenía el dato actualizado). En cuanto al otro inmueble compartido, la fiscal le cedió gratuitamente su parte a una sobrina, con la causa ya avanzada, con el propósito -explicó- de no tener nada más que ver con Opromolla.

Ella sostiene no quería dejar la investigación de lo que define como “la mayor causa de corrupción de la historia de la provincia” porque era consciente de la trascendencia del caso, cuyo objeto es una presunta estafa de más de 50 millones de dólares en la Legislatura.

Goyeneche, que finalmente se apartó del caso después del episodio del embargo, sostuvo en su alegato de defensa que ella nunca tuvo “trato directo” con Opromolla porque quien era amigo era su marido y que no tenía ninguna obligación de excusarse porque los fiscales solo deben hacerlo cuando está gravemente afectada su “objetividad”, algo que, sostuvo, no pasó en este caso.

Los votos de los jurados, que suman cientos de páginas, se darán a conocer cuando el tribunal haya terminado el trabajo de compaginación, dijeron fuentes que conocen el trámite del jury. Goyeneche ya trabaja en su estrategia judicial para tratar de recuperar el cargo. (La Nación)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más Artículos