Causas judiciales clave contra Cristina Kirchner entran en una etapa de definición

EN EL BANQUILLO, ACUSADA DE CORRUPCION

Según publica La Nación En 15 días comienzan los alegatos por Vialidad; en los casos Hotesur y Los Sauces y el Pacto con Irán convocarían a audiencia antes de definir si se confirman o no los sobreseimientos.

Por: Hernán Cappiello

Mientras el ruido de las pujas internas entre el kirchnerismo y el albertismo cubren el escenario político, en los tribunales, las causas más emblemáticas que enfrenta Cristian Kirchner entran en etapa de definiciones: ya sea porque se revisarán fallos que la favorecieron o porque está culminando el juicio oral por corrupción que se le sigue desde hace más de tres años.

Se trata del juicio por la causa que se conoce como Vialidad Nacional, donde la vicepresidenta está acusada de administración fraudulenta al favorecer a Lázaro Báez en el otorgamiento de 51 obras públicas en la provincia Santa Cruz. Ese proceso se inició el 21 de mayo de 2019 y se desarrolló en parte de manera virtual.

Ya terminaron de declarar más de 70 testigos y siete peritos. Terminó la etapa probatoria. Los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso citaron para el lunes una de las últimas audiencias para la “incorporación por lectura” al debate oral y público de los documentos que soliciten los defensores.

En general no se leen estos documentos, que puede ser, por ejemplo en este caso, gruesos expedientes de licitaciones. Lo que ocurre habitualmente es que se lee el título del documento, se lo identifica con su ubicación en el expediente, y se lo da por incorporado. Excepto que uno de los abogados reclame su lectura puntual, con lo que el tribunal decidirá lo que corresponda en cada caso, buscando no afectar el derecho de defensa de los acusados.

El debate entre la fiscalía y la defensa puede estar centrado el lunes en qué documentos deben ser incorporados y cuáles no. Una decisión de los jueces en este sentido puede demorar unas dos semanas. Una vez cumplido este plazo, para la primera semana de julio el tribunal podría comenzar a escuchar los alegatos.

El fiscal Diego Luciani hará un resumen de la prueba y se descuenta que pedirá condenas. Las defensas, en tanto, reclamarán la absolución. Los acusados son 13, por lo que la fiscalía se tomará más de un día para resumir la evidencia que se encontró con respecto a la conducta de cada una y pedir penas.

Los defensores tendrán un poco más de una jornada para alegar, aunque los jueces les impondrán un límite de tiempo para hacerlo. Se estima que, para este momento, el tribunal destinará tres días a la semana para desarrollar este juicio, con lo que los alegatos pueden durar entre dos y tres meses tras la feria judicial de fin de julio.

En esta etapa, la Oficina Anticorrupción ya dijo que no iba a participar. Una decisión interna de su titular, Félix Crous, determinó que iban a intervenir en el juicio hasta este momento en que finalizó la prueba y no iban a alegar. Sí alegará la Unidad de Información Financiera (UIF) . El veredicto podría conocerse entonces en la segunda mitad del año.

La Corte Suprema de Justicia tiene en estudio media docena de recursos presentados por Cristina Kirchner. La vicepresidenta busca que el juicio sea declarado nulo. Impugnó desde deficiencias en la prueba hasta una denuncia de que ya fue sobreseída por estas mismas acusaciones en otro tribunal. Con el proceso avanzado, y en etapa de definiciones, nada hace pensar que la Corte frene el juicio.

Otras causas

En paralelo, otras dos causas contra la vicepresidenta entran en etapa de resolución: la Cámara de Casación tiene en estudio los sobreseimientos de Cristina Kirchner dictados en dos expedientes en los que fue favorecida sin siquiera llegar a juicio. Una de las causas es por la firma del pacto con Irán y la otra es por los casos Hotesur y Los Sauces. En ambos intervienen los mismos jueces de la Sala I de la Casación: Daniel Petrone, Diego Barroetaveña y Ana María Figueroa.

El caso de la firma del Pacto con Irán se encuentra desde fines del año pasado en la Casación, sin una definición. El fiscal Javier de Luca desistió de apelar el sobreseimiento, pero sí lo hizo la querella que representa a familiares de víctimas de la AMIA, que amplió sus argumentos. Resta que se cite a una audiencia y se decida luego si se convalida el sobreseimiento de Cristina Kirchner o si por el contrario se ordena hacer el juicio. El caso está más cerca de lo primero que de lo segundo,

En paralelo, en el caso Hotesur y Los Sauces, el fiscal Diego Velasco apeló y el fiscal ante la Casación, Mario Villar, mantuvo hace 15 días su recurso con fulminantes párrafos donde directamente pidió anular el sobreseimiento y denunció que lo único que motivaba a los jueces Adrián Grünberg y Daniel Obligado al fallar era “cerrar la causa”.

Con la presentación de estas “breves notas” del fiscal y de los defensores de los acusados, incluidos Máximo y Florencia Kirchner, los jueces de la Casación podrían ponerle fecha a una audiencia para que las partes expongan sus argumentos. Tras la realización de esa audiencia, que se haría tras la feria judicial de invierno, el Código Procesal prevé que los jueces de Casación –si es que no disponen otras medidas de prueba– tienen un plazo de 20 días hábiles para decidir si confirman el sobreseimiento o si lo anulan y ordenan hacer el juicio. Se espera una definición –acaso en ambos casos– para la segunda mitad del año.

El otro caso que tiene a Cristina Kirchner como principal imputada pasó casi inadvertido: es aquel en que está acusada de utilizar aviones oficiales para trasladar muebles a sus hoteles de El Calafate. El caso por peculado (se castiga con 2 a 10 años de prisión) llegó hasta la Cámara de Casación, donde los jueces de la Sala II Alejandro Slokar y Carlos Mahiques, por mayoría, con el desacuerdo de Guillermo Yacobucci, decidieron anular la confirmación del procesamiento de la vicepresidenta.

Ahora se espera un fallo de la Cámara Federal para decidir si tras la anulación, confirman los procesamientos o los revocan con el argumento de la defensa, cuestionando la parcialidad con la que actuó el fallecido juez Claudio Bonadio. Es cuestión de horas para que los jueces decidan.

Los jueces de la Cámara Federal habían confirmado el procesamiento de Cristina Kirchner por peculado, por el traslado de los muebles, pero no por el traslado de los diarios que se hacía llevar al Sur, y revocaron el procesamiento de Oscar Parrilli, a quien le dictaron falta de mérito. Los camaristas Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Mariano Llorens entendieron que el traslado de diarios a la Patagonia no era un delito porque la expresidenta debía estar informada.

El juez Bonadio había dicho que se transportaban diarios a Río Gallegos en forma regular entre 2003 y 2015, con los aviones Tango 02,03,04 y/o el Tango 10, aunque excepcionalmente también se utilizó el 5T20. Pero los camaristas dijeron que se trasportaban diarios y sobres con documentación relacionada con las funciones de gobierno y que no había un cuestionamiento penal por ello, aunque si una falta de ética. (La Nación)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más Artículos