Tensión financiera: Guzmán suspendió un viaje a Canadá y el Banco Central subiría las tasas

Publicado el

spot_img
- Publicidad -
El ministro de Economía, Martín Guzmán, expone durante el cierre del foro organizado por la Asociación Empresaria Argentina (AEA) - Foto: NA
El ministro de Economía, Martín Guzmán, expone durante el cierre del foro organizado por la Asociación Empresaria Argentina (AEA) – Foto: NA

Según publica Clarín La semana pasada el dólar CCL que utilizan las empresas pasó de $ 210 a $227, cayeron los bonos y el riesgo país se mantuvo en 2.044 puntos básicos. El objetivo de Guzmán es evitar un default de la deuda en pesos.

Por: Juan Manuel Barca

El Gobierno prepara una batería de medidas para enfrentar una semana clave en los mercados. La misión es recuperar la confianza y sostener el valor de los bonos en pesos, luego de que llegaran a perder un 10% en un solo día la semana pasada. El temblor en la city coincidió con la suba del blue y el dólar CCL, que pasó de $ 210 a $227, mientras el riesgo país se mantuvo elevado, en 2.044 puntos básicos.

La sacudida sorprendió al ministro de Economía, Martín Guzmán, en medio de los preparativos para asistir a la mayor cumbre minera del mundo en Toronto, un viaje que a último momento fue suspendido. La explicación oficial es que se debió a problemas técnicos. Lo cierto es que las próximas horas serán decisivas y Guzmán estará en Buenos Aires para neutralizar los temores a un default, que en su entorno atribuyen a una “opereta” de la oposición.

Pese a la intervención del Banco Central, entre el jueves y viernes se fueron $ 142.000 millones que estaban colocados en títulos ajustados por inflación (CER). De ese total, $ 65.000 millones fueron rescatados el viernes, la mitad por decisión de los clientes de las entidades financieras. Eran fondos de individuos y empresas, colocados entre uno y dos días de plazo, que habrían migrado a la compra de bienes, pago de impuestos y sueldos, y el dólar financiero.

Unidos por el espanto, Guzmán y el titular del Banco Central, Miguel Pesce, monitorean el plan de emergencia improvisado el jueves. Acordaron que el Central seguirá comprando bonos hasta que se estabilice la situación. La instrucción que bajaron es “no dejar que el mercado de pesos entre en default”. Las órdenes de compra del viernes por $ 90.000 millones pusieron un piso a las cotizaciones de bonos del 2022, pero no fue suficiente.

Pesce tendrá que enviar una señal fuerte. Todo indica que subirá las tasas de interés, una decisión que evaluará el jueves el directorio una vez conocida la inflación de mayo. El INDEC la difundirá el martes y podría rondar en torno al 5%. El BCRA ya subió cinco veces la tasa de referencia hasta alcanzar el 49% nominal anual, equivalente a una tasa efectiva del 61,7%, un nivel que sigue por debajo de la inflación del 72% anual proyectada por el mercado.

En la city, creen que la tasa debería subir al menos 10 puntos porcentuales para alcanzar la inflación, resucitar la demanda de billetes y aplacar la desconfianza. De lo contrario, las tensiones en la deuda en pesos (un 70% está en CER) podrían exponer al gobierno a un reperfilamiento (suspensión de pagos) -como el que efectuó Hernán Lacunza en agosto de 2019- mucho antes de las elecciones, y acelerar la suba de los dólares paralelos.

Hoy, la deuda en pesos es la principal fuente para financiar el déficit fiscal. El Tesoro ofrecerá este martes un menú de títulos cortos, que vencen este año. La licitación es “simbólica” ya que vencen solo $ 11.000 millones, pero será un test de cara a los más de $ 500.000 millones que hay que renovar a fin de mes. Por caso, la Letra con CER (Lecer) a diciembre cerró el viernes con una tasa del 8,9% arriba de la inflación. ¿Guzmán pagará más por endeudarse?

Por lo pronto, los bancos siguen con atención sus pasos. No es para menos: tienen en sus activos Leliq, bonos CER y títulos indexados al dólar. Algunos creen que la expulsión de Matías Kulfas dejó atados de manos a Guzmán y Pesce. “No hay mucho por hacer, hay que tomar decisiones desagradables: subir la tasa, devaluar y bajar el gasto, ellos lo saben, pero el gobierno ya se arrodilló ante la señora”, advierten en una entidad de primera línea.

En otros bancos, en cambio, consideran que las últimas medidas normalizaron el escenario y ven positivo que el desarme no fue disparado por inversores privados por temor a que el Tesoro no renovara vencimientos de deuda, sino por el rescate del fondo Pellegrini del Banco Nación para hacer pagos. Lo ven como una solución de corto plazo. El problema es que las medidas acarrean también un costo.

Las compras de bonos del Central implican una inyección de pesos en el mercado que deberá absorber con una mayor emisión de Leliq para que no impacte en la inflación o el CCL. Si el BCRA sube la tasa de interés este jueves, deberá pagar más intereses por las Leliq, incrementando el déficit cuasi fiscal. Y, por último, si sube demasiado la tasa, Guzmán se vería forzado a pagar un mayor costo para captar pesos y competir con los títulos de Pesce. (Clarín)

Más Noticias

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más noticias