La mañana frenética de Batakis: está reunida con el equipo económico, define nuevas medidas y va a la Rosada

La ministra de Economía Silvina Batakis en TN - Foto: Captura de TV

Por: Sofía Diamante

Según publica La Nación La ministra de Economía, Silvina Batakis, encabeza hoy a la mañana su segunda reunión de gabinete económico, de la cual se esperan luego el anuncio de medidas que busquen tranquilizar el mercado, en un contexto de muchísima incertidumbre, disparada de los tipos de cambios paralelos, aceleración de la inflación y falta de dólares en el Banco Central.

Reunidos con Batakis en el quinto piso del Palacio de Hacienda están los ministros de Producción, Daniel Scioli, y de Trabajo, Claudio Moroni; la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, y el presidente del Banco Central, Miguel Pesce.

A las 12.30, se espera que la ministra cruce hacia Casa Rosada y mantenga una reunión de trabajo con el jefe de Gabinete, Juan Manzur, luego de que ayer, Batakis describiera un panorama económico muy complejo para los próximos dos meses, al resto de los ministros, en la reunión de gabinete ampliado.

La expectativa sobre las medidas económicas que podría anunciar están puestas en el mercado cambiario, ya que ayer, el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, dijo que el Gobierno analiza implementar un “cambio diferenciado para el turista”, para que pueda liquidar sus dólares en el mercado formal a través de la tarjeta de crédito u otro medio, y acceder a un tipo de cambio que se acerque al dólar Mercado Electrónico de Pagos (MEP) o contado con liquidación (CCL).

En el último mes, el dólar blue subió casi $100 y se convirtió en el tipo de cambio paralelo más caro, al cerrar ayer su cotización a $317, luego de que aumentara $16 en solo un día. El dólar MEP, en tanto, cotiza a $303, mientras que el CCL, que sirve de referencia para girar divisas al exterior, cerró a $309.

La brecha con el dólar oficial ($130), que observan los exportadores e importadores, se mantiene arriba de 130% desde hace ya 10 días, lo que aumenta la expectativa de devaluación de este tipo de cambio y genera múltiples distorsiones en la economía. Por ejemplo, los exportadores prefieren demorar las ventas al exterior, porque creen que más adelante podrían conseguir un tipo de cambio más favorable, mientras que los importadores adelantan las compras que pueden o cancelan deuda, ya que proyectan que en el futuro, el dólar se encarecerá.

Este contexto se ve reflejado en la imposibilidad del Banco Central de comprar dólares. En lo que va de julio, vendió casi US$950 millones, que significa todos los dólares que había comprado el mes anterior con mucho esfuerzo, puesto que implicó que tuviera que prácticamente cerrar las importaciones por unos días para hacerse de todos los dólares que ingresaban al país.

La incertidumbre entre los agentes económicos radica en que ven un Gobierno que cada vez gasta más, sin tener formas de financiar ese déficit, excepto la de recurrir a la emisión monetaria del Banco Central, que presiona luego sobre la inflación.

Tarde a la noche, el Ministerio de Economía comunicó ayer que, en junio, los ingresos totales del Estado aumentaron 56,8% interanual, muy por debajo de la inflación de 64% para el mismo periodo. Es decir, en términos reales, bajaron los ingresos del fisco.

En cambio, los gastos, por otro parte, aumentaron 64%, en línea con la variación de precios. De esta manera, en los primeros seis meses del año, el resultado primario acumulado registra un déficit de $800.681,4 millones (1,05% del PBI).

“Con déficit primario real de 1,35% del PBI en primer semestre, es muy difícil que el rojo primario real del segundo no ande, como mínimo, en 2%. Y eso ya sentados sobre la caja. No descarto más malabares del FMI para asegurar cumplimiento, porque a este paso se incumple”, opinó el economista Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma. La meta de déficit fiscal para este año es de 2,5% del producto.

En su primera conferencia de prensa de la semana pasada, Batakis había anunciado una batería de medidas fiscales para tender a un equilibrio en las cuentas del Estado. Sin embargo, con el correr de los días, y ante la falta de apoyo político para llevar adelante esas medidas, los agentes económicos concluyeron que la ministra se encontraba ante los mismos desafíos políticos que su antecesor en el cargo, Martín Guzmán. Desde entonces, los tipos de cambios siguieron en escalada, mientras que las remarcaciones de precios también se mantuvieron, al punto tal que para este mes, se espera un mínimo de 7% mensual de inflación.

“Hay algunos rumores de que el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, podría ingresar al gabinete y encabezar un equipo económico para realizar un plan de estabilización. Esto es posible a medida que la crisis empeora, pero al final, no tendrá mucho éxito mientras la vicepresidente, que es por mucho el miembro más importante de la coalición gobernante, se oponga a la política de moderación. De hecho, a medida que empeore la dinámica inflacionaria, es probable que presione más agresivamente por la expansión fiscal, incluida una propuesta de ingreso universal. Como tal, es poco probable que la crisis en curso se resuelva pronto”, opinó Daniel Kerner, analista de la consultora internacional Eurasia Group. (La Nación)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más Artículos